UN REPASO A TODOS LOS REBAÑOS

El PSOE tiene un hatajo de ovejas difícil de pastorear. Este ganado necesita algunos mansos a los que seguir o, de lo contrario, se desorienta enseguida, porque está tan acostumbrado a ir detrás del pastor y de los perros que, si no, se mete en la sementera en cuanto pueden. Es cierto que en este partido también hay ovejas inteligentes, sí, pero tienen que obedecer al mayoral. Y este, que podría hacerlo mucho mejor, está pillado por algunas piaras provenientes de otros rebaños que nunca se sabe hacia dónde van a tirar. Lo tiene difícil Pedro, pero ojalá y resista (a pesar de su asesor y de algunas ovejas modorras que tiene a su lado), ya que lo que está en puertas asusta cada día más.

Del PP, qué quieren que les diga. Que el único que ha dimitido es Génova
13. La que tienen montada entre ellos es como la de la «13 Rue del Percebe». Oyes una voz sensata, como la del presidente de Galicia, que, sin embargo, en cuanto termina la crítica a los suyos, empieza a decirte que los otros son más malos todavía. Y la verdad, ¡más es ansia! Estos caballeros están dispuestos a morir matando.

Lo de Unidas Podemos es una «casa de muebles» en liquidación. El portavoz, que va de científico, empezó con los cantos a las nucleares y ayer se cubrió de mierda. El de la coleta (o el moño) no es que haya perdido la memoria, ¡es que hay días en que pierde hasta el sentido del ridículo! Vaya tropa que tiene el Pedrito como compañeros de viaje…

Y a los nacionalistas catalanes estoy por meterlos a todos en el mismo saco. Unos vienen de la corrupción más absoluta del «Molt Honorable i família». Otros están desgajados del mismo desatino. En cuanto a los republicanos, que podían jugar un papel un poco más sensato antes de que Cataluña se vaya a tomar por culo, siguen con una letanía que los llevará a la tumba, porque el becerro charolés que tienen en «Madrid» un día está constructivo y siete está jodiendo la marrana. Y el bizco se siente un mártir debido a la represión tan brutal que padece. Seguiremos esperando el milagro de que aparezca el pragmatismo catalán en algún momento. O de que, al final, tenga que ser llla quien ponga orden y sensatez … si los suyos le dejan, claro.

De Ciudadanos, ya saben: de victoria en victoria hasta la derrota final (que ya la tienen encima). Y de dimisiones, ni una jodía palabra.

Y de los descerebrados de VOX me niego a hablar, puesto que yo no hablo ni de locos ni de fascistas.