Mis amigos de derechas y el apocalipsis

Padezco una invasión de correos, mensajes, wasaps y comentarios en redes diversas que apestan a la derecha más rancia y reaccionaria que pudiéramos imaginar a esta alturas del nuevo siglo. Son inasequibles al desaliento y, aunque no les hago ni puto caso, perseveran todos ellos, no sé si con la esperanza de llevarme al huerto… “Y que yo me la llevé al río creyendo que era mozuela, pero tenía marío (…)”.

 

Comprendo que Pedro es torpe, ambicioso y tarugo, que se pasó tres pueblos fichando a ese prodigio de Iván que tiene a su lado (al que, en su día, yo bauticé en una columna como “el Negro”, cuando estaba con el de los viajes a Canarias), y que se ha equivocado ya más de cuarenta veces. ¡Pero qué quieren que les diga!, considero que hoy es el único que puede sacarnos de este carajal inmenso en el que estamos, ya que yo, para hacerle la cama al niño del PP (aznarín) y a la ratasabia que le acompaña, o al repeinao de Murcia o al mulo romo de Vox que solo vale para ir a los tiros de los cabellos, prefiero lo malo conocido. Ya saben aquello de que “en tiempos de tribulación, no hacer mudanzas”.  

 

Estos niñatos y las huestes que nos invaden con chistes, vídeos, montajes y mentiras cochinas todavía no se han enterado de la que está cayendo; de que es el neoliberalismo y el fascismo más repugnante lo que se puede ir a tomar por culo con la pandemia esta de nuestras entretelas. Y estando esto a nuestro alcance, cómo me voy yo a parar ahora a ver si son galgos o podencos, cuando podemos estar a punto de quitarnos de encima a toda esa chusma de la “España de la mugre”, y, con un poco de suerte, de sacudirnos también al gorila rojo, al Bolsonaro, antes de que se cargue la Amazonia, y al malospelos inglés, que sigue jodiendo con el Brexit.

 

¿Saben lo que les digo? Que cuando el carro esté envereao (y hay atasco pa rato), tendremos tiempo para hacer la operación “limpieza de la Moncloa”. Ahora lo que urge es asear un poco España, Europa y el mundo para que todos podamos comer; luego, ya veremos si estos titiriteros de los vídeos y los chascarrillos siguen encabronados o se apuntan corriendo al caballo ganador, no les vayan a quitar el chollo de la PAC y los pagos anticipados, que lo privado es lo que vale, sí, pero a mí las subvenciones que no me las toquen…