Les cuento en serio una bonita historia

Un poquito cansado del trasiego de la política, de los políticos y de cómo nos lo cuentan la mayoría de los medios que tienen que rellenar huecos y vender la actualidad de cada día, les voy a narrar una pequeña y gran historia dispuesta a convertirse, por fases, en un gran proyecto, un proyecto de esos que quieren acogerse al “gran paquete económico” que la Unión Europea prepara para superar la enorme crisis de la pandemia.

La primera empresa de alimentos ecológicos y biodinámicos de Extremadura y de España y una de las primeras de Europa, tras estudiar a fondo junto a técnicos y expertos la situación de tres razas ganaderas emblemáticas y en peligro de extinción, decide proponerle a la administración un objetivo: el de la recuperación de la vaca blanca cacereña, la cabra retinta y la oveja merina negra gestionado con criterios empresariales, esto es, sin quedarse en la denuncia, en el lamento o en la poesía sobre la belleza de esas razas, sino añadiendo a todo ello “su recuperación de verdad” con el fin de encaminar sus productos al mercado con la distinción de “calidad diferenciada” que les corresponde.

Una tarea de esta envergadura solo puede salir adelante con éxito si la empresa, la administración y los expertos independientes se ponen manos a la obra y pedalean juntos para sortear los obstáculos que “el mercado” suele imponer a lo ecológico, incluso en tiempos de una pandemia que va a requerir más que nunca imaginación, conocimiento, medios, y equipos especializados para llevar a cabo un plan complejo y difícil, pero que por fin encuentra el momento oportuno para triunfar al poseer varias circunstancias a su favor. La primera es que se halla en la línea de las reformas urgentes que hay que acometer; la segunda es que está basado en la colaboración de los actores que cada día serán más necesarios para el éxito: la empresa, la administración, la universidad y diversos expertos independientes; la tercera y última es que necesita la colaboración de jóvenes y veteranos para su desarrollo, colaboración orientada a crear empleo en un periodo en que este objetivo será más necesario que nunca.

Conclusión: si Extremadura lidera un sector como el biodinámico, tiene expertos que conocen el mundo de la ganadería y las razas autóctonas, atesora un sector privado dinámico que está ya introducido en el mercado nacional e internacional y una administración dispuesta a convertir pequeños propósitos en grandes iniciativas con futuro, este Caimán les está contando a ustedes un proyecto de gran porvenir que van a poder ver con sus propios ojos y que situará la imagen de marca extremeña en muchos lugares. Atentos, pues, a esta pequeña gran historia que está gestándose en estos momentos.