EL MINISTRO, LA MILANA Y EL TREN DIGNO

Hay manifestaciones que se organizan de abajo a arriba como repulsa hacia algo y para la obtención de un objetivo.

 

Hay manifestaciones que se orquestan de arriba a abajo, en las que mandan quienes las pagan y las organizan.

 

También hay manifestaciones en las que una pequeña plataforma, con imaginación y humor, moviliza a un determinado número de seguidores, que desafían al poder sin someterse a disciplinas políticas partidarias. Estas son las que suelen poner de los nervios a Gobiernos que marginan y humillan a algunos territorios como Extremadura, sobre todo cuando alcanzan cierto eco en los medios de comunicación y en la sociedad afectada. No por lo que hayan conseguido en sus primeros intentos, sino por lo que pueden conseguir si siguen actuando, escapando a los controles de los aparatos políticos que siempre quieren tener controlado a todo lo que se mueva contra ellos.

 

 

La de hoy sábado, 8 de Septiembre, en Madrid, ante las puertas del Ministerio de Fomento, ha sido organizada por la Plataforma “MILANA BONITA“, un colectivo indignado por lo que está pasando con el tren en Extremadura, que ha hecho suya la expresión de UN TREN DIGNO, sobre el que ha dicho unas cuantas gilipolleces el Ministro de Fomento, sin que se atrevan a plantar cara quienes deben hacer frente a un escarnio que supera ya todos los límites de lo imaginable.  

 

Aunque a su llamada hayan acudido solo dos mil personas, fue seguida por gran parte de los medios de comunicación que han dejado constancia de su recorrido y de sus gritos, incluso en los telediarios de mayor audiencia siendo su impacto mucho mayor de lo esperado, ante la sorpresa, supongo, del Gobierno Central y Autonómico.

 

 

La historia del tren en Extremadura  es la historia de una burla sin precedentes en la sociedad española. No ya por los años de promesas de un AVE que solo servirá para que algunas grandes compañías facturen una cantidad escandaloso de millones de euros, de unos presupuestos pensados para ellas. Sino porque el dinero que se podría estar destinando a ese TREN DIGNO que tanto necesitamos, se lo están tragando el trío constructoras-eléctricas-banca, en un AVE que no vamos a ver, y que es una ruina en casi todos los sitios donde se ha construido.

 

Si a todo esto le unen que la Plataforma Logística que afecta a Extremadura, también está amenazada por esa sequía inversora, mientras el Ministro José Luis Ábalos anuncia a bombo y platillo inversiones espectaculares para la del Mediterráneo, comprenderán la indignación a la que está llegando la población extremeña, que además padece el problema principal del paro, sin que se vean atisbos de una industrialización que pudiera poner remedio a esta situación. Seguir pidiendo planes de empleo público, sabiendo como se despilfarra y se utilizan clientelarmente por los dos partidos que han gobernado, tampoco es una solución.

 

 

Una de las pancartas de la manifestación de hoy decía: EXTREMADURA NO ES UNA COLONIA.

Y eso intentó explicar Juan Carlos López, portavoz de la Plataforma, en el Manifiesto leído al final del acto en la estación de Atocha.

 

Van siendo cada vez más los extremeños que tienen ese sentimiento de estar colonizados por Gobiernos a los que la Comunidad de Extremadura les importa bien poco. Tengan cuidado con esto quienes nos gobiernan, porque antes de que los pueblos sigan la sangría de la despoblación puede haber episodios muy fuertes.

 

Una Plataforma pequeña, como MILANA BONITA, por la que ya han firmado 32.000 personas y que tiene 16.000 seguidores en Facebook, puede llegar a aglutinar más gente de la que algunos se imaginan y a organizarse por comarcas en toda Extremadura.